miércoles, 14 de marzo de 2018

Más allá de la tristeza - Elpis


MÁS ALLÁ DE LA TRISTEZA

     Heme aquí nuevamente, luego de cinco años. Estoy justo en la reja del hogar que me vio partir a París. Me fui motivada por enorgullecer al hombre que me dio la vida, en sus últimos días en este mundo. El rottweiler que me lamió la mano derecha al tratar de destrabar la maleta en la reja de la entrada el día de mi partida ya no está; se fue tras su dueño a los días del entierro, agobiado por la tristeza.
     La casa se ve vacía, silenciosa y con aire de paz. Toco el timbre. Me abre la puerta mi madre; quien arrastra un poco la pierna derecha por el dolor de rodilla, por la artrosis de siempre; me dice muy emocionada: “¡Hija mía! ¡No me avisaste que llegabas hoy! ¡Les hubiera dicho a tus hermanas que vayan a recogerte!”, escurriéndose lágrimas de los ojos, que cinco años ocasionan a aquella madre que a diario llamabas, o sabías que rezaba por ti al saberte tan lejana; cuya angustia era tan natural desde que tengo uso de razón; y es que así es ella, una madre que trataba de cuidarte enseñándote que debes tener miedo siempre. La abrazo con fuerza y le digo: Regresé para quedarme, mamá.
     Inmediatamente empiezan las atenciones. Entra a la cocina y me dice que hará el almuerzo y llamará a mis hermanas para anunciarles mi llegada mientras me indica que me acomode en el cuarto de visitas, aquel que fue utilizado por mi padre en sus últimos días de vida, el mismo que mi abuela paterna utilizó meses antes de fallecer allá por el 2006. Me acomodo en la cama que ya estaba tendida; lo cual me anunciaba que mi madre aún guarda el toque de los presentimientos y lo tenía todo preparado, o al menos eso me gusta creer desde que tenía cinco años.
     Miro las paredes de la habitación y los recuerdos me embargan. Pasé 28 años de mi vida en las paredes de esa casa, la cual guarda muchos secretos. Extraño a mi padre, muy por encima de los sentimientos de tristeza que provocó en mí desde muy pequeña. ¡Lo extraño!
     Muchas veces me preguntaron cómo puedo querer y respetar a la persona que hizo llorar a mi madre desde que tengo uso de razón; es más, 17 años antes que yo naciera ya la lastimaba. Yo creo que la respuesta es amor.

(Fragmento)

Elpis
(Callao)


MARIELA MADELAINE MEJÍA ARCOS (02/11/1989)Bachiller de psicología de la Universidad Nacional Federico Villareal, actualmente Coordinadora del departamento de investigación del Instituto de la Memoria, Depresión y Enfermedades de riesgo SAC. Seudónimo ELPIS.

*Relato incluido en 'Amor, horror y otros placeres narrativos' (Edit. Poetas y Violetas, 2016). La autora tiene un relato en este libro compilatorio de varias voces. Más info del libro aquí. La obra la encuentras en librería en este enlace o con la editorial escribiendo a poetasyvioletas@gmail.com

Para leer más relatos del libro aquí.


________________________

Participa de nuestra 2da convocatoria de relatos. (Fecha límite:15/04/18) Lee las bases aquí.

Mira nuestras otras convocatorias aquí.

Visita nuestro catálogo de libros aquí.

Y si quieres publicar tu libro con la editorial, escríbenos al correo poetasyvioletas@gmail.com

Dale Me Gusta a nuestro fanpage: https://www.facebook.com/PoetasYVioletas
Síguenos en Twitter: @PoetasYVioletas
En Instagram: @editorialpoetasyvioletas 

No hay comentarios: