martes, 20 de junio de 2017

El nazi - Carlos Trujillo Angeles


EL NAZI

     Todos lo odiábamos, pero nos encargamos de él. Era el último nazi de su pelotón. Llegó a nosotros en busca de refugio. Lo encontré escondido en el granero. Éramos una familia de campesinos. Tuvimos suerte con los nazis al no ser judíos ni ayudar a ninguno durante la contienda. Sabíamos que la guerra llegaba a su fin. Los soviéticos llegaron por el este, eliminando cuantos nazis se cruzaban en su camino. Los alemanes hicieron la retirada. Pero no todos pudieron hacerlo en grupo, como nuestro desafortunado protegido. Varias veces vinieron soldados rusos a preguntar si habíamos visto algún nazi en los alrededores. Al principio, papá estaba tentado de entregarlo, pero mamá le convencía de no hacerlo.
Decía que los soviéticos eran tan malos como los nazis. Además no teníamos ese derecho, eso sólo lo tenía Dios. El resto de la familia sólo cruzábamos miradas cómplices. Era obvio, la mayoría lo detestábamos. Los nazis eran los responsables de tanta miseria en Europa y nosotros lo sabíamos muy bien. Nuestra querida Polonia fue la primera en sufrir los estragos de la Blitzkrieg. Vimos cómo mucha gente, entre familiares y amigos, murieron de todas las formas imaginables: torturadas, de hambre, de frío, acribilladas y las de peor suerte bombardeadas. Toda una tortura a la vista. Nos salvamos por los constantes rezos de mamá y la habilidad de papá, quien nos escondía a tiempo o sabía convencer a los nazis, gracias a Dios hablaba su idioma. En efecto, él había trabajado en Alemania un tiempo, incluso hizo amistades allá, pero con la guerra todo se fue al diablo. Quizás por eso había accedido a las súplicas de mamá. Papá no era un mal tipo, sólo el horror de la guerra lo había vuelto irritable, como a todos. Sin embargo, ni mis hermanos ni yo terminamos de compadecernos del nazi. Al inicio, cuando sólo estaba en el granero, se nos hacía tolerable, pero cuando mamá convenció a papá para que coma con nosotros en casa, nos incomodamos. Era inquietante comer al lado de un asesino. 

(Fragmento)

Carlos Trujillo Angeles
(Lima)

Carlos Ernesto Trujillo Angeles (Lima, 1990) Escritor y poeta. Ha escrito los libros: “La entidad oculta” (Bisagra Editores, 2013), “La vedada nostalgia” (Cuerdo Ediciones, 2014), “Todas las caras del amor” (Ediciones Cuento de Lodo, 2015). Ha participado en antologías y en varios eventos literarios. De momento trabaja en futuras publicaciones.


*Relato incluido en 'Amor, horror y otros placeres narrativos' (Edit. Poetas y Violetas, 2016). El autor tiene dos relatos en este libro compilatorio de varias voces. Más info del libro aquí. La obra la encuentras en librería en este enlace o con la editorial escribiendo a poetasyvioletas@gmail.com

Para leer más poemas del libro aquí.


________________________

Participa de nuestra 2da convocatoria de relatos. (Fecha límite:15/04/18) Lee las bases aquí.
Mira nuestras otras convocatorias aquí.

Visita nuestro catálogo de libros aquí.

Y si quieres publicar tu libro con la editorial, escríbenos al correo poetasyvioletas@gmail.com

Dale Me Gusta a nuestro fanpage: https://www.facebook.com/PoetasYVioletas
Síguenos en Twitter: @PoetasYVioletas
En Instagram: @editorialpoetasyvioletas 

No hay comentarios: